Cómo hacer una dieta cetogénica (y ¿es segura para las mujeres?)

La dieta cetogénica (o dieta cetogénica) se ha vuelto muy popular últimamente debido a su potencial para ayudar a perder peso, eliminar los antojos y mejorar la claridad mental. Todos, desde Mark Sisson hasta el Dr. Mercola y Dave Asprey, están alabando y algunas personas afirman que incluso puede curar el cáncer.


Es uno de los temas sobre los que siempre recibo muchas preguntas porque hay muchas formas diferentes de hacerlo. Sí, es posible hacerlo de forma saludable … y sí, es posible convertirlo en otra dieta de moda mientras se come una gran cantidad de alimentos poco saludables. (¡No, no puedes comer solo tocino y estar saludable!)

En esta publicación, cubriré la ciencia detrás de la dieta cetogénica y la mejor manera de hacerlo.


¿Qué es la dieta cetogénica?

En términos generales, una dieta cetogénica es una dieta que es lo suficientemente a) alta en grasas yb) baja en carbohidratos y proteínas para obligar al cuerpo a depender de las grasas en lugar de los carbohidratos para obtener energía. Originalmente se usaba en la década de 1920 para tratar casos graves de epilepsia en niños, aunque ahora muchas personas usan variaciones para otros resultados.

Una dieta cetogénica pone al cuerpo en un estado de cetosis, donde el combustible principal para el cuerpo es un producto descompuesto de grasa llamado cuerpos cetónicos. La cetosis puede ocurrir por reducción de carbohidratos en la dieta o por ayuno (o tomando un producto externo productor de cetonas). Es el hígado el que produce los cuerpos cetónicos al descomponer los ácidos grasos, ya sea de la grasa corporal o de la grasa que comemos.

Esto contrasta con la fuente de combustible del cuerpo cuando no está en cetosis: los carbohidratos, que el cuerpo descompone en glucosa.

Es importante tener en cuenta que existe una diferencia entre quemar grasa dietética como combustible y hacer que el cuerpo utilice la grasa almacenada. Más sobre eso más tarde.




¿Cómo es una dieta cetogénica saludable?

Esta es una pregunta interesante y hay cientos de opiniones sobre la mejor respuesta.

Una dieta típica baja en carbohidratos puede centrarse simplemente en limitar los carbohidratos con cantidades generosas de otros alimentos, sin un énfasis específico en las grasas. Es fácil comer principalmente carnes y cualquier otro alimento sin carbohidratos para una dieta baja en carbohidratos y no entrar en cetosis.

Entonces, ¿qué es diferente? La dieta cetogénica va un paso más allá y también limita las proteínas para lograr la cetosis. Según el Dr. Daniel Pompa, una dieta cetogénica se compone de:

  • 65 - 80% de calorías de grasa
  • 10-15% de las calorías de las proteínas (0,5 gramos por libra de masa corporal magra)
  • el 5 - 10% restante de las calorías provienen de los carbohidratos.

En resumen, es fundamental utilizar una cantidad abundante de grasa y limitar la ingesta de proteínas y carbohidratos para lograr la cetosis.


Considere una mujer de 135 libras que tiene aproximadamente un 25% de grasa corporal y 100 libras de masa magra. Si sigue una dieta de 2000 calorías, comería entre 145 y 179 gramos de grasa, 50 gramos de proteína y entre 50 y 124 gramos de carbohidratos (dependiendo de su nivel de actividad). Tendría que mantener sus carbohidratos por debajo de 50 gramos al día para 'ceto-adaptarse'. (para que su cuerpo se adapte al uso de la grasa como combustible principal).

También tenga en cuenta que este modelo no es un “ solo tocino ” tipo de dieta y debe incluir grandes cantidades de vegetales sin almidón como fibra y micronutrientes.

Cómo comer ceto

Idealmente, una dieta cetogénica debe combinarse con alimentos integrales y nutritivos que no causen inflamación. Esto significa que el 5-10% de los carbohidratos provendría de vegetales, nueces y semillas en lugar de otra fuente de almidón.

En una dieta tipo ceto, el plato debe consistir principalmente en vegetales sin almidón, una porción razonable de carne (aproximadamente 3 onzas) y una cantidad generosa de grasas buenas. Las grasas pueden ser nueces, semillas, aceite de oliva, aguacates, aceite de aguacate, manteca de cerdo o tocino, mantequilla de animales alimentados con pasto, aceite MCT o un condimento como una mayonesa saludable hecha de estos.


Una vez que una persona está adaptada a la dieta cetogénica, a menudo se regula el apetito. En lugar de sentirse privado, es natural sentirse menos hambriento en general y naturalmente inclinado a no comer durante 12 horas durante la noche. Esta forma de ayuno prolongado también puede proporcionar algunos beneficios adicionales para la salud.

Mi plato keto

¿Por qué hacer la dieta cetogénica?

Las dietas cetogénicas no solo se han utilizado con éxito como tratamiento para la epilepsia durante casi un siglo, sino que también tienen muchos beneficios potenciales para la salud que incluso las personas sanas pueden usar.

Como dice Mark Sisson, hacer un reinicio ceto restablece nuestra “ configuración de fábrica ” que es nuestra flexibilidad para alternar entre diferentes tipos de combustibles y grasas almacenadas para obtener energía, dependiendo de lo que esté disponible. Esta flexibilidad ha permitido a los humanos prosperar durante millones de años porque los cazadores-recolectores no siempre tuvieron acceso a la abundancia constante y la variedad de alimentos que tenemos hoy.

Resulta que esta flexibilidad es realmente importante para la salud. Las vías bioquímicas que activan las dietas cetogénicas tienen efectos anti-envejecimiento e incluso pueden erradicar muchas enfermedades modernas.

De hecho, la investigación muestra que las dietas cetogénicas brindan beneficios para la salud al:

  • estabilizar el azúcar en sangre y reducir la insulina
  • reduciendo el estrés oxidativo
  • mejorar la cantidad de mitocondrias y hacer que funcionen mejor
  • Proporcionar a nuestras células cuerpos cetónicos, que es un combustible de combustión más limpia que la glucosa.
  • activar un proceso de limpieza celular llamado autofagia, donde las células descomponen las partes viejas y rotas en nutrientes reutilizables
  • activando vías bioquímicas anti-envejecimiento y antiinflamatorias.

5 principales beneficios para la salud de una dieta cetogénica

Cuando se hace correctamente, la dieta cetogénicapuede ayudar:

1. Mejore la salud metabólica a partir de niveles bajos de azúcar en sangre

Cuando pasamos de quemar glucosa a quemar cetonas para obtener energía, el azúcar en sangre y la insulina fluctúan mucho menos que cuando dependemos de los carbohidratos para obtener energía. El hígado puede suministrar constantemente suficiente glucosa en la sangre para mantener el cerebro en funcionamiento.

La estabilización del azúcar en sangre tiene muchos beneficios para la salud, que incluyen:

  • reducir el riesgo de síndrome metabólico y diabetes
  • ayudando con afecciones debido a niveles altos de azúcar en sangre como el síndrome de ovario poliquístico
  • reducir el estrés en el cuerpo (porque no hay necesidad de que las hormonas del estrés como el cortisol y la adrenalina intervengan para mantener el azúcar en sangre). Esto facilita el equilibrio hormonal.
  • reducir y tal vez incluso aclarar el acné (porque el acné es un signo de demasiada insulina)

Una nota sobre el azúcar en sangre

Si monitorea su glucosa en sangre en ayunas por la mañana cuando está en cetosis (más sobre cómo y por qué hacerlo en un momento), tenga en cuenta que puede experimentar un nivel elevado de azúcar en la sangre por la mañana debido a un aumento repentino de cortisol y adrenalina. Esto se conoce como 'el fenómeno del amanecer'. y debería disminuir a niveles saludables durante el día y mejorar con el tiempo.

Según Chris Kresser, el azúcar en sangre después de las comidas es el mejor momento para detectar problemas de azúcar en sangre. Además, nunca se debe confiar en una sola prueba para diagnosticar un problema de salud.

2. Reducir el apetito y los antojos

es cierto … Los cuerpos cetónicos pueden suprimir el apetito actuando sobre el hipotálamo en el cerebro. Además, el azúcar en sangre estabilizado puede ayudar a reducir el hambre y los antojos de comida. Por último, las comidas ricas en grasas pueden estimular una hormona que aumenta la saciedad en el intestino.

Como resultado, muchas personas con dietas cetogénicas descubren que tienen mucho menos hambre y ya no anhelan los alimentos ricos en carbohidratos que solían amar. Incluso pueden saltarse comidas o ayunar durante días y realmente no les molestará el hambre. (¡Imagina!)

3. Mejore la función cerebral y proteja las neuronas

En muchos sentidos, la dieta cetogénica es muy buena para el cerebro. Los usuarios informan que ayuda a mejorar la función cognitiva, ralentiza la progresión de enfermedades neurodegenerativas e incluso puede proteger de tales enfermedades.

Estas son algunas de las formas en que la cetosis beneficia al cerebro:

La cetosis proporciona un suministro constante de combustible de combustión limpia al cerebro

Debido a que el cerebro es el órgano del cuerpo que más energía requiere, es extremadamente sensible a la fluctuación de los combustibles disponibles. Las personas que pasan regularmente por montañas rusas de azúcar en sangre a menudo experimentan síntomas cerebrales de niveles bajos de azúcar en sangre, como ansiedad y fatiga cuando el nivel de azúcar en sangre baja.

Estar en cetosis puede ayudar a prevenir que esto suceda. Para muchas mujeres, la estabilización del azúcar en sangre tiene un efecto estabilizador del estado de ánimo.

Según Psychology Today, varios estudios sugieren que las dietas cetogénicas pueden ayudar a estabilizar las enfermedades mentales, a veces incluso más poderosamente que los medicamentos. Las dietas cetogénicas reducen los síntomas de ansiedad y depresión en ratas y ratones, mientras que muchos estudios clínicos pequeños demuestran que la dieta cetogénica puede ayudar a estabilizar la esquizofrenia.

En mi propia experiencia, encuentro que soy muy productivo, tranquilo y concentrado cuando estoy en un estado de cetosis (medido por los niveles de cetona en sangre y acetona en el aliento).

La cetosis apoya la salud de las mitocondrias y reduce la inflamación

Antes del descubrimiento de la neuroplasticidad, los científicos creían que un cerebro dañado no puede regenerarse. Sin embargo, al mejorar la salud de las mitocondrias, reducir la inflamación y estimular la limpieza celular, las dietas cetogénicas pueden ayudar a que un cerebro dañado se repare. Por lo tanto, la dieta cetogénica es casi un milagro para muchas enfermedades cerebrales que se consideraban incurables.

Están surgiendo estudios de que las dietas cetogénicas (junto con otros tratamientos) pueden revertir los trastornos cerebrales progresivos o ayudar a reparar el daño. Estos incluyen lesiones cerebrales traumáticas y enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson. El Protocolo de Wahl también utiliza este beneficio de la dieta cetogénica para ayudar a reparar el daño neurológico de la esclerosis múltiple.

4. Reducir el envejecimiento

¿Quieres ralentizar el reloj? La dieta cetogénica podría ser la que debe probar.

La cetosis activa los genes antienvejecimiento

La cetosis, al igual que el ayuno o la restricción calórica, activa un grupo de genes llamados Sirtuins. Cuando los científicos activan las Sirtuinas en los animales, encontraron que estos animales viven más tiempo. Además, las Sirtuins pueden ayudarlo a mantenerse delgado y enérgico durante el día y a dormir bien por la noche. Se necesita más investigación para saber si este efecto es el mismo en humanos, pero la evidencia parece fuerte de que pasar algún tiempo en cetosis es beneficioso.

La cetosis reduce el daño oxidativo

La oxidación es lo que hace que el acero se oxide y las manzanas se pongan marrones cuando se exponen al aire. Dentro de nuestro cuerpo, la oxidación ayuda a nuestras células inmunitarias a eliminar los gérmenes y nos hace sentir cansados ​​al final del día. Sin embargo, el exceso de oxidación puede causar envejecimiento y daño al ADN.

Al reducir el azúcar en sangre, la cetosis reduce significativamente el estrés oxidativo en el cuerpo. La glucosa es un azúcar oxidante porque el oxígeno expuesto de la glucosa puede atacar a otras moléculas y dañarlas. Estas proteínas dañadas se denominan productos finales de glicación avanzada (AGE).

Las personas con niveles altos de azúcar en sangre tendrán muchos PGA y, por lo tanto, envejecerán más rápido.

Además, los estudios muestran que la cetosis activa los genes antioxidantes y aumenta los niveles de antioxidantes celulares como el glutatión.

La cetosis estimula la autofagia (limpieza celular)

La cetosis y el ayuno también activan un proceso de limpieza celular anti-envejecimiento llamado autofagia (auto= yo,phagy= comer). La autofagia es cuando una célula se come sus propias partes defectuosas para reciclar los nutrientes y mantener las diferentes partes funcionando como nuevas. Además, la autofagia puede proteger contra enfermedades neurodegenerativas, infecciones virales y bacterianas y cánceres.

5. Protéjase contra el cáncer

Todo el mundo tiene células cancerosas emergentes, pero las células solo pueden convertirse en cánceres en toda regla si el cuerpo no las elimina. El daño al ADN, la inflamación, la limpieza celular deficiente, el nivel alto de azúcar en la sangre y la incapacidad del sistema inmunológico para matar las células cancerosas emergentes juntos conducen a cánceres. Los defensores afirman que las dietas cetogénicas pueden ayudar a prevenir el cáncer al abordar todos estos aspectos.

Las dietas cetogénicas reducen el estrés oxidativo y la inflamación, estimulan la limpieza celular, reducen el azúcar en la sangre y estimulan las respuestas inmunitarias que matan el cáncer. Además, las dietas cetogénicas aprovechan el hecho de que las células cancerosas no pueden alimentarse de cetonas.

Las células sanas tienen la opción de depender de la glucosa u otros combustibles y de utilizar las mitocondrias. En contraste, según Otto Warburg, premio Nobel de 1931, las células cancerosas carecen de la capacidad de utilizar cetonas para obtener energía. Solo pueden generar energía quemando glucosa y glutamina para obtener energía.

Dado que el estado de cetosis obliga a las células a depender de las cetonas y a utilizar las mitocondrias para obtener energía, la cetosis alimenta a las células sanas mientras mata de hambre a las células cancerosas. Esto parece ser especialmente cierto contra algunos de los cánceres más mortales e incurables. Investigadores como el Dr. Dom D'Agostino también están investigando el papel de la cetosis y el ayuno para mejorar los resultados y reducir los efectos secundarios de los tratamientos contra el cáncer existentes.

6 errores comunes de la dieta cetogénica

Una dieta cetogénica tiene muchos beneficios para la salud. Sin embargo, es posible cometer errores que les impidan alcanzar sus objetivos.

Éstas incluyen:

1. Demasiados lácteos

No es una buena idea incluir muchos lácteos en una dieta cetogénica porque la proteína de los lácteos puede desactivar la Sirtuina, la vía antienvejecimiento, y crear un pico de insulina. Mientras que la mantequilla y el ghee (de fuentes de pastos de calidad) generalmente no causan este efecto, los quesos con alto contenido de grasa y las cremas espesas sí lo hacen. Además, los productos lácteos pueden ser inflamatorios para muchas personas.

Si tolera los lácteos, disfrute de algunos en su dieta, pero no confíe en una cantidad generosa de quesos o crema espesa como fuente de grasa. Personalmente creo que los productos lácteos crudos, de pastoreo y orgánicos son los mejores, pero limítelos en mi dieta.

2. Demasiada proteína

Seguir una dieta cetogénica ahorra músculos, por lo que necesita mucha menos proteína de la que necesitaría si dependiera de los carbohidratos o las proteínas para obtener energía.

Los aminoácidos se pueden convertir en azúcar y quemar como energía. Además, una alta ingesta de proteínas puede desactivar los procesos antienvejecimiento y anticancerígenos en nuestras células, por lo que es mejor comer solo la cantidad suficiente de proteínas en una dieta cetogénica.

3. Matar de hambre a las buenas bacterias intestinales

Comer muy poco o nada de carbohidratos puede matar de hambre a las bacterias intestinales buenas. ¡Esto no puede ser bueno para la salud!

Los estudios han demostrado que la composición de los alimentos influye en las bacterias intestinales mucho más que cualquier suplemento probiótico. Por lo tanto, es muy importante alimentar a las bacterias intestinales mientras sigue una dieta cetogénica.

Los almidones resistentes se pueden incluir como parte de una dieta cetogénica o como suplemento porque tiene efectos mínimos sobre el azúcar en sangre, por lo que no altera el estado de cetosis. Los almidones resistentes no solo alimentan a las bacterias buenas en el intestino, sino que también pueden fermentarse y convertirse en sustancias beneficiosas para la salud. (Lea esta publicación para obtener más información sobre los beneficios para la salud de los almidones resistentes y cómo usarlos).

Las verduras también contienen mucha fibra que puede alimentar a las bacterias intestinales y proporcionar una fuente importante de vitaminas, minerales y fitonutrientes. En mi opinión, es absolutamente vital comer una amplia variedad de vegetales sin almidón en una dieta cetogénica para proteger las bacterias intestinales.

4. Comer demasiado

Muchos de los beneficios para la salud de la dieta cetogénica mencionada anteriormente son el resultado de la activación de nuestros genes de supervivencia. Para obtener todos los beneficios para la salud de la dieta cetogénica, es importante que no le diga a su cuerpo que hay una gran cantidad de alimentos.

Según el Dr. Daniel Pompa, también es importante tener un déficit calórico si uno sigue una dieta cetogénica para tratar enfermedades neurológicas o cánceres.

Si su objetivo es perder peso, aún es importante tener un déficit calórico, ya que simplemente reducir los carbohidratos por sí solo no será suficiente para perder grasa.

Como dice Mark Sisson, siempre pregúntese si realmente tiene hambre del próximo bocado.

5. No consumir suficiente sal y minerales

La sal tiene mala reputación como poco saludable, pero proporciona un mineral muy importante. Estar en cetosis hace que el cuerpo excrete más sal, por lo que es importante asegurarse de comer más sal y suplementos minerales según sea necesario.

6. No comer suficientes verduras sin almidón

Como se mencionó anteriormente, no obtener suficiente fibra de los vegetales puede matar de hambre a las bacterias intestinales. La dieta cetogénica no es una dieta de carne, huevo y queso, aunque muchos la tratan de esta manera. La mayoría de nosotros no estamos obteniendo suficientes verduras de todos modos y esta puede ser una trampa fácil en la que caer con una dieta cetogénica.

Comer una dieta cetogénica no se trata de privaciones

Sin embargo, recuerde que no se trata de privaciones. Más bien, se trata de encontrar el punto ideal en el que te sientas bien y sin hambre o ansias excesivas. Todos somos diferentes, por lo que será importante experimentar para encontrar su punto ideal.

A la mayoría de las personas, incluido el propio Mark Sisson, les va mejor cuando siempre incluyen algunas fuentes naturales de carbohidratos (por ejemplo, muchas verduras) y ocasionalmente agregan carbohidratos con almidón a su dieta.

La buena noticia es que no es necesario seguir una dieta cetogénica en todo momento para obtener este beneficio. Nuestros antepasados ​​pasaron por ciclos rápidos y festivos y el cuerpo está diseñado para ser flexible. Es posible que podamos reducir el riesgo de cáncer, prolongar la vida, mejorar la función cerebral y beneficiarnos de la cetosis de otra manera al estar en cetosis o en ayunas unos días a la semana.

¿Keto es bueno para las mujeres?

En general, a los hombres les va mejor que a las mujeres con una dieta cetogénica a largo plazo. A partir de mi propia investigación y experimentación, las mujeres pueden seguir una dieta cetogénica, pero con algunas adaptaciones. A la mayoría de las mujeres les irá bien con una dieta cetogénica cíclica si siguen una dieta cetogénica la mayor parte del tiempo y comen carbohidratos con almidón de vez en cuando para aumentar las calorías y los carbohidratos.

El Dr. Daniel Pompa recomienda al menos una 'fiesta' día a la semana para las mujeres donde aumentan tanto los carbohidratos como las calorías, así como hasta siete días una vez al mes con un aumento de carbohidratos (a menudo durante el ciclo menstrual).

Precauciones con la dieta cetogénica

Las dietas cetogénicas no son para todos. Hay personas que deben tener mucho cuidado con la dieta cetogénica, o al menos no deben hacerlo sin supervisión médica. Si bien entiendo que no muchos médicos convencionales estarán bien versados ​​en la dieta cetogénica, existen servicios en línea que pueden emparejarlo con un médico de atención primaria que entienda la cetogénica en detalle.

Diabéticos tipo 1

Los diabéticos tipo 1 dependen de las inyecciones de insulina para controlar su nivel de azúcar en sangre y corren el riesgo de padecer cetoacidosis, que como una afección potencialmente mortal en la que hay niveles peligrosamente altos de cetonas, mucho más altos de lo que una persona sana en cetosis realmente puede alcanzar, en su sangre.

Personas con genes ApoE4 / E4 o ApoE3 / E4

ApoE significa apolipoproteína E, que es una proteína que transporta grasas y colesterol en el cuerpo. Hay tres variantes de este gen: E2, E3 y E4. Todos tienen dos copias, por lo que puede tener cualquier combinación de estas variantes.

Las personas con dos copias de la variante E4 (ApoE4 / E4) a menudo no responden bien a las grasas saturadas. Estas personas tendrán el colesterol muy alto y tiende a ser hereditario. Se trata de un pequeño subconjunto de la población que debe tener cuidado con la dieta cetogénica.

Si tiene estos genes (aquí hay una forma de analizarlos), asegúrese de controlar sus lípidos en sangre si tuviera que seguir una dieta cetogénica. Además, concéntrese en las grasas monoinsaturadas, como las que se encuentran en los aguacates o las aceitunas, en lugar de las grasas saturadas o el aceite MCT.

Para cualquier otra persona, es una buena idea controlar sus análisis de sangre cuando comience con una dieta cetogénica.

Mamás embarazadas y que amamantan

Este es un tema controvertido, ya que muchos médicos creen que el bebé necesita carbohidratos para desarrollarse y muchas mamás necesitan carbohidratos para producir leche. Sin embargo, la dietista Lily Nichols cree que una dieta cetogénica saludable es segura para las mujeres embarazadas y que es más fácil entrar en cetosis durante el embarazo.

Quizás el mejor enfoque sea escuchar a tu cuerpo, porque cada embarazo es diferente. Si elige seguir una dieta cetogénica durante el embarazo o la lactancia, asegúrese de consultar a su médico para asegurarse de hacerlo de manera segura.

Mujeres que luchan con ciclos irregulares y fertilidad

Estar en cetosis y ayunar puede activar los genes de supervivencia en el cuerpo y hacer que el cuerpo intente conservar energía. Para algunas mujeres, esto puede causar ciclos irregulares e infertilidad.

Una dieta cetogénica puede ayudar con la infertilidad debido al síndrome de ovario poliquístico porque en parte es causado por la resistencia a la insulina. Sin embargo, la dieta cetogénica puede empeorar los ciclos irregulares y la infertilidad para las mujeres que luchan con ella por otras causas, como el estrés y el ejercicio excesivo.

Atletas de fuerza y ​​alta intensidad

El levantamiento de objetos pesados ​​y los ejercicios de alta intensidad utilizan principalmente carbohidratos. Muchos practicantes de fuerza y ​​atletas encontrarán que su rendimiento disminuye significativamente cuando siguen una dieta cetogénica.

Si ha estado adaptado a la dieta cetogénica durante años, su cuerpo eventualmente puede adaptarse para generar los carbohidratos que necesita para impulsar estas actividades. Sin embargo, si usted es relativamente nuevo en la cetosis y necesita un desempeño atlético, entonces quizás la cetosis completa no sea una buena idea.

Cómo comenzar con una dieta cetogénica

Si ha determinado que la dieta cetogénica podría ser para usted, le recomiendo este podcast con Mark Sisson para una excelente introducción. Su libro La dieta Keto Reset explica los beneficios y las precauciones en detalle, así como exactamente cómo comenzar.

Otra forma fácil de comenzar a planificar una dieta cetogénica es utilizar Real Plans. Esta aplicación de planificación de comidas no solo puede filtrar recetas para evitar la mayoría de las alergias alimentarias, sino que también puede generar un plan de comidas y una lista de compras aptas para ceto.

Entrar en cetosis

A menos que ya haya estado comiendo una dieta paleo o primaria y esté algo adaptado a la ceto (quemar cetonas como combustible), es una buena idea “ reiniciar ” cuerpo para recuperar la flexibilidad metabólica para entrar en cetosis o incluso permanecer en cetosis a pesar de comer algunos carbohidratos. El ayuno intermitente es una forma eficaz de hacer esto. Durante un ayuno de agua, la cetosis puede ocurrir en días en lugar de semanas o meses y, a menudo, se mantiene durante un tiempo después del ayuno.

Estar en cetosis tiene muchos beneficios para la salud, pero también algunos efectos secundarios potenciales. Para maximizar los beneficios para la salud, debe:

  • Prepare su dieta con alimentos integrales tanto como sea posible (especialmente vegetales verdes y grasas saludables como el aguacate y las aceitunas)
  • Asegúrese de mantener una dieta rica en nutrientes al incluir vísceras, verduras y algunas frutas bajas en carbohidratos en su dieta.
  • Limite la ingesta de proteínas, ya que las proteínas aún se pueden convertir en glucosa y las ingestas altas de proteínas pueden oponerse a los efectos positivos de una dieta cetogénica.
  • Come lo suficiente hasta la saciedad

Uso de pruebas para mejorar los resultados de la dieta cetogénica

Es completamente posible seguir una dieta baja en carbohidratos o una dieta cetogénica y no estar en cetosis. Cuando experimenté personalmente con la cetosis, utilicé varios métodos de prueba para asegurarme de que mis niveles de cetonas y de glucosa en sangre estuvieran dentro de rangos saludables:

Pruebas de glucosa y cetonas en sangre

Usé el medidor Keto Mojo (y tiras de glucosa en sangre) que evalúa tanto los niveles de cetonas en sangre como los niveles de glucosa en sangre. Más sobre esto pronto en una próxima publicación sobre el ayuno, pero estoy probando la glucosa matutina en ayunas y la glucosa después de las comidas a la hora. También probé las cetonas matutinas en ayunas y las cetonas vespertinas.

Prueba de acetona en el aliento

Otra forma de evaluar la respuesta del cuerpo a la cetosis nutricional es a través de los niveles de acetona en el aliento. Básicamente, esto muestra la cantidad de cetonas que utiliza el cuerpo. Usé un medidor Levl (use el código wellnessmama en este enlace por $ 25 de descuento) para probar los niveles de acetona en el aliento. Este dispositivo es más caro pero no requiere tiras, por lo que se puede utilizar con más frecuencia. Lo usé para probar mi respuesta a ciertos alimentos o ejercicios y para ver si me sacaban de la cetosis.

Conclusión: lo que hago

La dieta cetogénica no es la dieta Atkins, ni una dieta basada exclusivamente en carne, ni nada parecido. Una versión saludable debe incluir una gran cantidad de vegetales sin almidón y grasas saludables de diversas fuentes.

Cuanto más aprendocuanto más estoy convencido de que la variación es uno de los factores más importantes en la salud. La dieta cetogénica puede ser una herramienta útil, pero en mi opinión, debería ser ciclada e incluir días ocasionales con carbohidratos extra de buenas fuentes.

La mayoría de las veces experimento con ceto en el invierno cuando la comida tradicionalmente habría sido más escasa y los carbohidratos más difíciles de encontrar. Durante estos tiempos, la mayor parte de mi plato sigue siendo principalmente vegetales verdes y hago un esfuerzo muy consciente por consumir una amplia variedad de vegetales.

De las pruebas, personalmente entro en cetosis de manera mucho más eficiente cuando ayuno y pronto compartiré mis experiencias sobre esto.

Este artículo fue revisado médicamente por el Dr. Scott Soerries, MD, Médico de Familia y Director Médico de SteadyMD. Como siempre, este no es un consejo médico personal y le recomendamos que hable con su médico.

¿Has probado una dieta cetogénica? ¿Cuál es tu experiencia? Comparta los comentarios a continuación.

Fuentes

  1. Allen, B. G., Bhatia, S. K., Anderson, C. M., Eichenberger-Gilmore, J. M., Sibenaller, Z. A., Mapuskar, K. A., et al. (2014). Dietas cetogénicas como terapia adyuvante del cáncer: Historia y mecanismo potencial. Biología redox, 2, 963-970.
    Blagosklonny, M. V. (2010). Vincular la restricción calórica a la longevidad a través de las sirtuinas y la autofagia: cualquier función de TOR. Enfermedad y muerte celular, 1, e12.
  2. David, L. A., Maurice, C. F., Carmody, R. N., Gootenberg, D. B., Button, J. E., Wolfe, B. E., et al. (2014). La dieta altera de forma rápida y reproducible el microbioma intestinal humano. Nature, 505 (7484), 559-563.
  3. Gelino, S. y Hansen, M. (2012). Autofagia: un mecanismo antienvejecimiento emergente. Revista de patología clínica y experimental, suplemento 4
  4. Haigis, M. C. y Sinclair, D. A. (2010). Sirtuinas de mamíferos: conocimientos biológicos y relevancia de las enfermedades. Revisión anual de patología, 5, 253-295.
  5. Khodadadi, S., Sobhani, N., Mirshekar, S., Ghiasvand, R., Pourmasoumi, M., Miraghajani, M., et al. (2017). Crecimiento de células tumorales y tiempo de supervivencia con la dieta cetogénica en modelos animales: una revisión sistemática. Revista Internacional de Medicina Preventiva, 8, 35-7802.207035. eCollection 2017.
  6. Laeger, T., Metges, C. C. y Kuhla, B. (2010). Papel del ácido beta-hidroxibutírico en la regulación central del equilibrio energético. Apetito, 54 (3), 450-455.
  7. Loktionov, A., Scollen, S., McKeown, N. y Bingham, S. A. (2000). Interacciones entre genes y nutrientes: el comportamiento dietético asociado con un alto riesgo de enfermedad coronaria afecta particularmente al colesterol LDL sérico en individuos de vida libre portadores de apolipoproteína E épsilon4. The British Journal of Nutrition, 84 (6), 885-890.
  8. Lussier, D. M., Woolf, E. C., Johnson, J. L., Brooks, K. S., Blattman, J. N. y Scheck, A. C. (2016). La inmunidad mejorada en un modelo de ratón de glioma maligno está mediada por una dieta cetogénica terapéutica. BMC Cancer, 16, 310-016-2337-7.
  9. Melnik, B. (2012). Intervención dietética en el acné: atenuación del aumento de la señalización de mTORC1 promovida por la dieta occidental. Dermato-Endocrinología, 4 (1), 20-32.
  10. Milder, J. y Patel, M. (2012). Modulación del estrés oxidativo y función mitocondrial por la dieta cetogénica. Investigación sobre la epilepsia, 100 (3), 295-303.
  11. Seyfried, T. N., Kiebish, M., Mukherjee, P. y Marsh, J. (2008). Apuntando al metabolismo energético en el cáncer de cerebro con dietas cetogénicas restringidas en calorías. Epilepsia, 49 Suppl 8, 114-116.
  12. Shimazu, T., Hirschey, M. D., Newman, J., He, W., Shirakawa, K., Le Moan, N., et al. (2013). Supresión del estrés oxidativo por beta-hidroxibutirato, un inhibidor endógeno de histona desacetilasa. Science (Nueva York, N.Y.), 339 (6116), 211-214.
  13. Stafstrom, C. E. y Rho, J. M. (2012). La dieta cetogénica como paradigma de tratamiento de diversos trastornos neurológicos. Fronteras en farmacología, 3, 59.
  14. Takagi, A., Kume, S., Maegawa, H. y Uzu, T. (2016). Papel emergente de la autofagia de mamíferos en la cetogénesis para superar la inanición. Autofagia, 12 (4), 709-710.
  15. Zhou, W., Mukherjee, P., Kiebish, M. A., Markis, W. T., Mantis, J. G. y Seyfried, T. N. (2007). La dieta cetogénica con restricción calórica, una terapia alternativa eficaz para el cáncer cerebral maligno. Nutrición y metabolismo, 4, 5-7075-4-5.